La importancia del perdón a uno mismo

La importancia del perdón a uno mismo

¡Buen comienzo de semana a todos!

Hoy he elegido el tema del perdón a uno mismo debido a la extraordinaria importancia que éste revierte en nuestra vida.

Hay veces que nos comportamos mal con otras personas. Esto puede suceder de forma consciente o inconsciente, ya que hay veces que no es nuestra intención hacer daño al otro pero, sin nosotros quererlo y sin que nos lo propongamos, herimos a aquellos a los que más amamos.

Es una verdadera lástima el hecho de que el perdón en nuestra sociedad actual, no tenga la consideración que debería tener. Nos cuesta reconocer que nos hemos equivocado, nos da vergüenza expresar nuestros sentimientos a otras personas, a menudo, ni siquiera somos sinceros con nosotros mismos con respecto a esos sentimientos.

Por ello, cuando hablamos de perdonarnos a nosotros mismos, lo más importante, el primer paso que debemos llevar a cabo, es un ejercicio de sinceridad con nosotros mismos para reconocernos que nos sentimos mal y culpables por un determinado comportamiento que hemos tenido con respecto a otros.

Una vez ya nos hemos reconocido a nosotros mismos que tenemos un sentimiento de culpabilidad y que nos sentimos mal con respecto a ese hecho acaecido con otra persona, hemos de tomar la decisión de querer perdonarnos a nosotros mismos. Si tomamos esta decisión y, finalmente, lo llevamos a cabo, el mero hecho de perdonarnos a nosotros mismos, nos engrandecerá como personas y nos hará sentir libres.

Y, ahora, la pregunta del millón: ¿cómo me perdono a mí mismo? Para perdonarte a ti mismo, has de querer verdaderamente hacerlo, Cuando ya hayas tomado esta decisión con contundencia y estés dispuesto a hacer cualquier cosa para perdonarte y conseguir seguir adelante, haz el siguiente ejercicio:

Vete a una habitación tranquila, donde no te molesten durante el tiempo que dure el ejercicio y donde no haya ruidos que te puedan distraer. Siéntate relajado y tranquilo en una silla. Toma tres respiraciones profundas y acto seguido, toma conciencia de como tu respiración se normaliza. Inspira y espira. Tranquila y relajadamente.

Ahora puedes enfocarte en ese hecho o circunstancia que te genera malestar. Para empezar sitúate en la posición del otro, es decir, piensa como se debió sentir la otra persona cuando sucedió lo que sucedió.

No hace falta que analices por qué te comportaste como lo hiciste, todos cometemos errores.

Tu simplemente enfócate en ese sentimiento de culpabilidad. Una vez lo tengas bien identificado, lo único que has de hacer es pedirle perdón a la otra persona y pedirte perdón a ti mismo por haber hecho lo que hiciste.   Siente la emoción que impregna todo tu ser. Pide perdón y perdónate. Para hacer esto lo más importante que has de entender es que debes llegar a tal punto de conexión con ese sentimiento de perdón a uno mismo que te ha de hacer llorar. El llanto no lo has de considerar como algo que te va a entristecer sino como el acto liberador que es en si mismo. Llorar libera culpabilidad, ya que es la única forma que tenemos de expresar al otro que realmente sentimos lo que sucedió.

Da igual que el otro no te vea o no sepa lo que estás haciendo, tu acto de perdón con respecto a ti mismo ya es suficiente para liberar todo el malestar y la culpabilidad que arrastras.

Si decides arriesgarte y llevar a cabo la práctica que acabo de explicarte, tu mismo serás testigo de sus beneficios. Es un ejercicio que todos deberíamos hacer y que es absolutamente sanador y liberador de las heridas que albergamos en nuestro corazón por habernos comportado mal.

Todos tenemos en nuestro haber comportamientos, palabras o situaciones de las que nos arrepentimos, por pequeñas que sean, Por ello, todo proceso de transformación personal y de autosanación debe, inevitablemente empezar por este ejercicio.

Si aun así, todavía albergas dudas, mi consejo es que hagas el ejercicio igualmente. No vas a perder nada por intentarlo y cuando experimentes la libertad que se experimenta tras realizar esta técnica, entonces y sólo entonces tu perspectiva cambiará.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *